Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

La espera

Tiene controlada las entradas y salidas. Las primeras veces apuntaba en una libreta todos los movimientos, hasta que los interiorizó y terminó sabiéndoselos de memoria. Conoce la hora que sale a trabajar o el día de la semana que va al gimnasio con las zapatillas de deporte, sucias, y el chándal gris oscuro. Reconoce sus gestos de cansancio y la sonrisa que se le instala en la cara cuandoha logrado sus proyectos. Lo vigila desde un banco de la plaza. El que está pegado a la farola que ilumina el césped y que queda justo enfrente de la puerta de salida de su casa. No se cansa de mirarlo y de observarlo, de preguntarse qué almorzará, o qué hace para abrigar a la soledad. Ya casi es capaz de apreciar su olor. Alguna mañana soleada, de esas en las que lo observa, él se le acercará y le confesará que también lleva tiempo esperándola. Porque ella confía en que los astros giren a su favor y el destino la tenga en cuenta.

Entradas más recientes

La suerte

Las excusas

De estación en estación

La riqueza de la limpiadora

Refranes

La consentida

El veneno

La limpieza

Vidas vividas

La mujer de la tienda